maradona napoles 001Maradona ganó dos ligas y una UEFA en siete temporadas como celeste y se convirtió en el mayor héroe moderno de la ciudad a la que devolvió el orgullo.

Nápoles (Italia) tiene dos patrones que rivalizan en popularidad y devoción: San Genaro y Diego Armando Maradona. El primero obró el milagro en 1389 con la licuación de su sangre y protegió luego a la ciudad de una erupción del Vesubio. Visto con perspectiva, pudo ser poco comparado con lo que haría el segundo seis siglos después. Los altares, los enormes murales en el centro y la conmoción generalizada vivida en la calle al conocer la noticia de su muerte lo certificaron la noche del miércoles.

reparacion pc

«Maradona es Nápoles», proclamó con toda solemnidad el alcalde Luigi de Magisitris en un mensaje televisado. El verano de 1984 empezó a sonar el nombre del argentino y la ciudad se dio cuenta enseguida de que era el elegido que cambiaría la historia. Hubo manifestaciones, cortes de calles e incendio de contenedores frente a la casa del presidente del club.

La ciudad estaba en crisis, el banco de Nápoles al borde de la quiebra y la Camorra desataba su mayor tormenta de plomo. Y en esas, el 5 de julio de 1984, puso el primer pie en el San Paolo -pasará ahora a llevar su nombre-, donde aguardaban 70.000 personas. Nunca un jugador había tenido un recibimiento así. Corrado Ferlaino, el presidente de la sociedad, pagó 13.500 millones de liras al Barcelona (hoy siete millones de euros), justo después de haberse roto la pierna, convirtiéndolo en el fichaje más caro de la historia del fútbol. Quizá también el más rentable.

Maradona fue un santo napolitano a pleno derecho. El día de su muerte, en pleno confinamiento de la ciudad, lo anunciaban las tres manifestaciones que recorrieron sus calles para recordarle. También la concentración con bengalas debajo de uno de sus murales en Quartieri Spagnoli o el luto ciudadano declarado por Ayuntamiento. El argentino le dio al equipo sus dos únicos scudetti, una Copa de la UEFA y una Copa de Italia.

El argentino aterrizó pocos meses antes del terremoto de Irpinia, que destrozó la región y subrayó las desigualdades entre el norte y el sur de Italia. Nadie se identificó mejor con esa injusticia que Maradona, que venía también de lo más bajo. La historia de Nápoles está hecha también de héroes que supieron cabalgar la brecha meridional y devolver el orgullo a una ciudad despreciada por el norte industrial, que entonces encarnaba futbolísticamente la Juventus.

Maradona era la antítesis perfecta del juventino Michel Platini, el malvado preferido del San Paolo en aquella época. El argentino, tan excesivo como la ciudad que le acogió, les coló en 1985 una falta cuya trayectoria nadie ha logrado explicar todavía. Al año siguiente, el 9 de noviembre de 1986, les torció el brazo en Turín y 25.000 personas lo celebraron en las calles de Nápoles. El 10 fue tan importante para la ciudad que cuando Italia jugó contra Argentina en el Mundial de 1990, el público del San Paolo, incluido el director de cine Paolo Sorrentino, animó a los albicelestes. Solo porque Maradona se lo había pedido. Pero la ciudad y él, 115 goles y 259 partidos después, se consumieron mutuamente.

Maradona vivió dos vidas en Nápoles: una de día y otra de noche. Una comenzaba después de cada partido y se sumergía en una vorágine de alcohol, cocaína y mujeres (tuvo un hijo con una de ellas que reconoció años más tarde). La otra, más ordenada, arrancaba a partir del miércoles cuando empezaba a centrarse en el encuentro del fin de semana y se entregaba a su preparador físico.

La parte luminosa transcurría entre su mansión del lujoso barrio de Posillipo, donde organizaba pachangas de fútbol sala con los amigos y vivía con su familia, y el campo de entrenamiento Paradisso, en el barrio de Soccavo. La oscura se perdía en su Ferrari Testarrossa negro por los callejones del céntrico Forcella, donde llegó a intimar con la familia Giuliano, los capos de la Camorra de aquel período. Una caída que certificó la famosa fotografía dentro de un jacuzzi con forma de concha junto al capo Carmine.

El 17 de marzo de 1991, después del partido que el Nápoles ganó 1-0 en casa contra el Bari, Maradona dio positivo en el control antidopaje. Comenzó a gestarse un adiós que muchos en Nápoles consideran todavía orquestado. Su preparador físico y hombre de confianza en aquella época, Fernando Signorini, recordaba así hace unos meses lo que representaba.

«Fue un fenómeno sociopolítico construido a través de la pelota. No había jugadores que hablasen así o se permitiesen criticar incluso a los periodistas. Su ser contestatario se imponía, no podía evitar rebelarse contra el poder establecido. Aquello fue el inicio de esa aversión por el personaje. Y todo cristalizó cuando Argentina dejó fuera a Italia de su Mundial. Les estropeó un negocio archimillonario de un merchandising ya preparado».

La noche que se marchó de Nápoles, agobiado por los escándalos y los paparazzi, la mayoría de amigos ni siquiera pudo despedirse de él. Se fue con lo puesto y volvió pocas veces más. Era difícil. Cuando lo hacía colapsaba por completo la ciudad. Lo mismo que sucederá ahora: Nápoles se prepara para venerar a su santo en la calle. Los días que haga falta.

Se conoció el resultado preliminar de la autopsia

Diego Armando Maradona murió por causa de una insuficiencia cardíaca que le generó un edema agudo de pulmón y le provocó una muerte súbita. Eso fue lo que indicaron los médicos forenses que trabajaron sobre el cadáver de le leyenda del fútbol mundial, después de poco más de dos horas de autopsia, según confirmaron fuentes judiciales a Infobae.

«Insuficiencia cardíaca aguda, en un paciente con una miocardiopatía dilatada, insuficiencia cardíaca congestiva crónica que generó edema agudo de pulmón», así lo comunicaron los investigadores de la muerte de Maradona, ocurrida este mediodía en la ciudad bonaerense de Tigre.

Publicado por La República

dominios web oferta 001