imagen 006Razones de la baja cantidad de test. Existen sospechas de que la Presidencia de la República limita y retrasa el aumento diario de hisopados para ocultar la verdadera magnitud de la expansión de la pandemia, relataron a Brecha fuentes médicas cercanas al grupo asesor de científicos.

El retraso en el aumento del testeo fue uno de los aspectos analizados en la Comisión de Salud Pública del Senado el martes 5, que merecieron críticas de la oposición a las estrategias gubernamentales.

monitor aoc 20e1 001

Si los hisopados hubieran alcanzado los 15 mil test diarios, como había anunciado el presidente, Luis Lacalle, el promedio diario de casos positivos sería, como mínimo, de 1.500 y no de 600, tal como se viene informando en los últimos días.

Por lo menos desde mediados de diciembre, el porcentaje de positividad de los test ha fluctuado entre 10 y 13 por ciento, y se ha mantenido en ese guarismo a medida que se disparaba el nivel de contagio. En el período no se registraron indicios de que el nivel de contagio se hubiera estancado y menos disminuido: por el contrario, aumentó, superando récords día a día.

El martes 5, la positividad trepó a 14 por ciento: 946 positivos en 6.534 exámenes.

En la conferencia de prensa del miércoles 6, el presidente afirmó que la positividad no es relevante, y argumentó que existe una «disminución de la demanda» del testeo. Fuentes de diversos laboratorios, privados y de mutualistas, confirmaron a Brecha que esa demanda disminuyó y que hay capacidad para aumentar los test.

Las fuentes consultadas por Brecha señalaron que las disminuciones puntuales coinciden con los fines de semana, cuando se reduce la cantidad de test procesados, entre otras cosas porque algunos laboratorios permanecen cerrados y porque se retrasa la cadena de comunicación.

La confesión de que la expansión de la pandemia podría haber trepado al doble de lo admitido provocaría una alarma general y dejaría más en evidencia las debilidades y las inconsistencias de la política sanitaria monopolizada por Presidencia.

El anuncio de que en diciembre el gobierno pretendía alcanzar los 15 mil hisopados, en previsión de la movilidad durante las fiestas de Navidad y fin de año, fue formulado por el propio Lacalle en una reunión que mantuvo con representantes de las mutualistas. «Más test, más diagnósticos y más seguimiento de los infectados es la estrategia que tiene ahora la administración», dijo.

En esa reunión, el secretario general de las Instituciones de Asistencia Médica Colectivas, Ariel Bango, informó que las mutualistas tenían una capacidad, en ese momento parcialmente ociosa, de alcanzar los 9 mil test diarios. Pero aclaró que para ello era necesario que el gobierno concretara el pago de los exámenes realizados desde marzo y adoptara medidas de tipo económico para aumentar los estudios. Fuentes de los prestadores de salud indicaron a Brecha que las deudas fueron saldadas parcialmente.

Los laboratorios de las mutualistas atienden el 50 por ciento de la demanda; la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) cubre el resto. La mayoría de los análisis de PCR son llevados a cabo por laboratorios privados, en particular dos, que se reconvirtieron parcialmente a raíz de la explosión de la pandemia.

Fuentes de Presidencia y de Salud Pública han puesto en circulación distintas explicaciones para justificar el bajo nivel de testeo diario en relación con los anuncios de Lacalle: menor demanda de la población debido a que se prefiere concretar las vacaciones ante una eventual cuarentena; el cierre de las fronteras; las licencias de personal; y –en un argumento de ASSE– «los procesos manuales técnicodependientes y no automatizados de los laboratorios». Sin embargo, las fuentes sostienen que existe una ausencia de rectoría por parte del Ministerio de Salud Pública para controlar el cumplimiento de los protocolos, así como el cumplimiento de los plazos para entregar los diagnósticos.

El senador Daniel Olesker preguntó en la reunión por qué las autoridades no hacen test aleatorios en lugares estratégicos.

En la reunión del Senado del martes 5, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, puso como ejemplo que el 24 de diciembre se hicieron 13.346 exámenes, la cifra más alta de test en un día y la más próxima al objetivo gubernamental de llegar a los 15 mil exámenes diarios. Por su parte, el ministro de Salud expuso un abanico de justificaciones para explicar la posterior caída –del orden del 30 por ciento– en la cantidad de hisopados.

Sin embargo, Andrés Abín, director científico del laboratorio ATGEN, explicó a El País que el récord previo a Nochebuena sería, en este sentido, «una anécdota, tal vez fruto de que algún laboratorio reportó ese día resultados que tenía retrasados».

Las explicaciones puntuales, en todo caso, no revierten la sospecha de que si, en efecto, se realizaran 15 mil test diarios, habría otra conciencia sobre la magnitud del crecimiento exponencial de la pandemia, que obligaría al gobierno a implementar medidas de movilidad, de aislamiento y de asistencia económica a la población, que hasta ahora resiste en su búnker neoliberal.

 

Publicado por Brecha

notebook asus a9 9425 001